Logo
ULTIMAS PUBLICACIONES
EDICION Nº23
Logo
NEWSLETTER
Registros a los boletines
 
Logo
Colaboradores
consultivos

FH

Fundación Contra el Hambre - Bolivia

Fundación Contra el Hambre - Bolivia

CIDEM

Centro de Infornación y Desarrollo de la Mujer

Centro de Infornación y Desarrollo de la Mujer

CIES

Salud Sexual, Salud Reproductiva

Salud Sexual, Salud Reproductiva

ONUDI

Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo industriaL

Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo industriaL

IBIS

IBIS Derechos Educación  y Desarrollo

IBIS Derechos Educación y Desarrollo

FUNDARE

Fundación  para el Reciclaje

Fundación para el Reciclaje

SECRAD

Servicio de Capacitación en Radio y Televisión para el Desarrollo

Servicio de Capacitación en Radio y Televisión para el Desarrollo

ONU Mujeres

Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

PCCS

Asociación de Red Nacional de Participación Cuidadana y Control Social

Asociación de Red Nacional de Participación Cuidadana y Control Social

FOS

Fondo de Cooperación al Desarrollo

Fondo de Cooperación al Desarrollo

CDC

Capacitación y Derechos Ciudadanos

Capacitación y Derechos Ciudadanos

OPS - OMS

Organización Panamericana de la salud - Organización Mundial de la Salud

Organización Panamericana de la salud - Organización Mundial de la Salud

IRD

Intitut De Recherche Pour Le Debeloppement

Intitut De Recherche Pour Le Debeloppement

PNUD - IDH

Programa de las Naciones Unidas - Informa Sobre el Desarrolllo Humano

Programa de las Naciones Unidas - Informa Sobre el Desarrolllo Humano

CARE

CARE Internacional en Bolivia

CARE Internacional en Bolivia

Tocando a Fondo

Claves para la despatriarcalización en Bolivia

Última Actualización Lunes, 23 de Abril de 2012. 23:58h.


Franz Chávez
La reflexión y la acción del movimiento de mujeres plurales y diversas en Bolivia, plantea que la descolonización sin despatriarcalización es un proceso incompleto. ¿Qué implicancias tiene esta afirmación? Inicialmente agendar en la sociedad civil y en la estructura estatal que si bien, es imprescindible descolonializar el sistema de relaciones jerarquizadas cuya base es la diferencia étnica racial de unos grupos de personas sobre otros, es igualmente importante despatriarcalizar el Estado y la sociedad boliviana.

Durante siglos se ha constatado que la forma de organización política, económica, religiosa y social es de predominio del hombre y de subordinación de las mujeres, a quienes se las priva de su acceso al espacio público y se las rezaga sólo al ámbito doméstico. De este modo, las mujeres viven en relaciones desiguales de orden legal, político, social y económico.

La feminización de la pobreza

En la actualidad la situación de las mujeres es de desventaja en todos los niveles, en el económico, aunque el aporte de las mujeres es esencial, existe la idea que el trabajo en el ámbito privado es un no trabajo; y el que realizan en el marco de las relaciones mercantiles, aparece como un trabajo subalterno y desvalorizado.

Por su parte, la feminización de la pobreza responde a pautas de distribución desiguales respecto al uso y control de los recursos económicos, al acceso a bienes y servicios y a la participación de la riqueza. En este sentido, hablar de patriarcado es referirse también a la explotación y no sólo a la discriminación y opresión de género.

El derecho a la tierra es otra desigualdad que viven a diario las mujeres del área rural, recién en 1973, el Código de Familia determinó que las mujeres sean propietarias del 50% de las tierras adquiridas a nombre de los esposos, sin embargo, los usos y costumbres en las comunidades y la fragmentación de la tierra, limitan el ejercicio de este derecho a las mujeres, privilegiándose a los hijos varones; lo que repercute en el liderazgo de las mujeres y su falta de acceso a los cargos de autoridad sindical y de representación de la comunidad.

Tampoco existe una ley sobre migración con enfoque de género, pese al creciente proceso de feminización de los flujos migratorios; respecto a este tema, el Banco Central ha informado en el primer trimestre del 2012, que el aporte de las remesas está en el orden del 4,39% del PIB nacional. Según datos de la Coordinadora de la Mujer los/las migrantes están constituidos por un 70% de mujeres, es decir aproximadamente 1.75 millones que envían el 40% de su salario; mientras que los varones remiten el 14% del mismo.

La lucha por los derechos de las mujeres tiene largo recorrido

En el nivel político la despatriarcalización busca que la estructura política del Estado y de las organizaciones esté representada por mujeres y que éstas, a su vez, representen las demandas de los colectivos de mujeres.

Si bien se reconoce que se han producido avances en términos de desarrollo normativo nacional, a través de la aprobación de leyes que contaron con el aporte colectivo de diversas organizaciones de mujeres en todo el país. Sin embargo, muy poco se ha avanzado en la transformación de las estructuras, prácticas cotidianas y discursos que perpetúan y reproducen las relaciones de poder que subordinan a las mujeres.

Para las mujeres no ha habido conquista que no se la haya logrado con mucho esfuerzo y lucha. La construcción de una agenda propia por los derechos de las mujeres todavía tiene muchos puntos pendientes.

De aquí en adelante los desafíos para el nuevo Estado Plurinacional y para la sociedad boliviana en su conjunto radica en desmontar el patriarcado en tanto sistema de dominación, que organiza y clasifica jerárquicamente las relaciones entre mujeres y hombres.

En esa misma perspectiva se debe transformar las relaciones, personales, sociales, políticas, económicas y culturales de dominación y ejercicio de poder sobre las mujeres, en el marco de un proceso de emancipación y liberación, impulsado por un amplio y plural movimiento de mujeres.

Por lo que, es fundamental garantizar el ejercicio de la autonomía de las mujeres sobre nuestros cuerpos y nuestro derecho a decidir, para priorizar la lucha por la erradicación de la violencia contra las mujeres, que tiene como sus más radicales expresiones la violencia sexual y el feminicidio.

Pues, es preciso profundizar la presencia y participación política de las mujeres, con la finalidad de aportar con una nueva forma de ejercer poder y representación de los intereses de las mujeres en los procesos de toma de decisión.

El fondo es reconocer el valor social y económico del trabajo no remunerado que realizan las mujeres en los hogares, a partir de su contabilización en las cuentas públicas, para lo cual el censo de este año debe incluir la misma e impulsar la corresponsabilidad social, pública y familiar del trabajo doméstico y las tareas de cuidado al interior de las familias.

Así, tendrá carácter sistémico incluir las propuestas de las mujeres en la definición de la nueva normativa estatal a nivel nacional y en los distintos niveles de gobierno autonómico: departamental, municipal e indígena. Con esta inclusión se podrá transformar la institucionalidad estatal y sus bases simbólicas (medios de comunicación, familia, sistema educativo, sistema de valores, ideas, prejuicios) y las bases materiales que sostienen y reproducen el patriarcado, desterrando y sancionando toda forma de violencia simbólica y de expresiones misóginas y machistas.

Para esto es preciso contar con instancias jerarquizadas que cuenten con presupuesto y recursos humanos que garanticen la implementación de políticas transversales y específicas que asuman la agenda de la despatriarcalización a nivel de los gobiernos: nacional, departamentales, municipales e indígenas.

Coordinadora de la Mujer

www.coordinadoradelamujer.org.bo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (58) No(39)
FACEBOOK   TWITTER